Conclusiones del II Congreso Universitario de Comunicación y Eventos

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Comunicación, Comunicación y redes sociales, Eventos y protocolo, Eventos y protocolo

Ya se han publicado, pero tras un período de descanso y sin ordenador, no podía dejar de incluirlas en mi blog; además, sé que hay personas que aún siguen buscándolas, así que espero que aquí las encuentren. Además, como miembro del Comité Científico, creo que deben figurar en mi blog.

 

El sector de los eventos constituye una importante industria a nivel mundial que precisa de nuevas herramientas de trabajo, mayor apoyo institucional, profesionales debidamente preparados, regulación administrativa y desarrollo de prácticas responsables y éticas.

Promovido por las universidades Camilo José Cela, a través de su Instituto Universitario de Protocolo, y la Complutense de Madrid, a través del Departamento de Periodismo IV de la Facultad de Ciencias de la Información, el Instituto Superior de Protocolo y Eventos (ISPE, centro colaborador de la UCJC) y el Instituto Mediterráneo de Protocolo (centro adscrito de la Universidad Miguel Hernández), en colaboración con la Asociación Española de Protocolo (AEP), la Asociación Catalana de Protocolo y Relaciones Institucionales (ACPRI), la Asociación de Técnicos de Protocolo y Relaciones Públicas e Institucionales de Galicia, la Asociación de Protocolo y Asesores de Comunicación de les Illes Balears y Ediciones Protocolo (Revista Protocolo), se celebró en Madrid durante los días 3, 4 y 5 de abril de 2014 el II Congreso Universitario de Comunicación y Eventos, al que asistieron 434 personas. Durante el mismo, y bajo el reclamo “La escenificación del mensaje” se analizaron diferentes aspectos relacionados con el Protocolo y la Organización de Eventos y su comunicación, estructurado bajo los siguientes paneles, que impartieron 41 ponentes:

1. La Escenificación del Mensaje, con tres ponentes.

2. Nuevas Tecnologías, herramientas y dinámicas interactivas para los eventos actuales, con cuatro ponentes.

3. La puesta en escena de los eventos corporativos y su gestión. Procesos alternativos y exigencias del mercado y de los públicos, con 10 ponentes.

4. De la conceptualización, planificación y gestión a la medición del Retorno de la Inversión en los eventos, con 6 ponentes.

5. La tematización de los caterings como apoyo a la escenificación del mensaje, con tres ponentes.

6. La innovación en los formatos de eventos comunicacionales en el mundo oficial, con diez ponentes.

7. Proyectos, presupuestos y honorarios profesionales en el sector del Protocolo y Eventos. El profesional en el sector público, con dos ponentes.

8. La relación de los comunicadores y los organizadores, con tres ponentes.

Igualmente, se presentaron un total de 12 comunicaciones elaboradas por un total de 17 investigadores.

Tras las exposiciones, las apreciaciones expuestas por los asistentes en las diferentes sesiones y la remisión de sus comentarios y reflexiones al Comité Organizador, así como el seguimiento de las observaciones efectuadas a través de las redes sociales, el Comité Científico del Congreso ha establecido las siguientes conclusiones:

1.La organización de todo tipo de actos y eventos a cargo de instituciones públicas y privadas constituye una forma clara y concisa de transmitir comunicación entre los organizadores y sus públicos. Lo hacen, entre otras cosas,  mediante la puesta en escena de un conjunto de elementos que permiten construir un mensaje claro y directo a los segmentos sociales que pretenden dar respuesta concisa a los objetivos que persiguen sus promotores. De esta forma mediante los eventos se consolida la búsqueda de herramientas alternativas para realizar políticas de comunicación que traten de llegar a los públicos mediante una compleja producción que integra disciplinas esenciales que debidamente adaptadas corresponden a campos como las artes escénicas, la escenografía, el marketing, las relaciones públicas, la comunicación escrita y audiovisual, el derecho, la publicidad, la antropología, la arquitectura, la ingeniería, el comercio y la industria en su conjunto, entre otras. Todo ello acredita el carácter interdisciplinar del sector de la organización de eventos, que encuentra su punto de conexión en la aplicación de un correcto protocolo que se especializa según el ámbito de actuación. De esta forma el protocolo, entendido como el motor de la ordenación general de una ceremonia o evento, se muestra como el hilo conductor que da sentido a la actuación practicada y permite la construcción de un mensaje netamente ordenado y conciso, evitando el caos y la pérdida de eficacia.

2.El establecimiento de un mensaje claro y directo dirigido a los públicos es la clave esencial de los nuevos eventos promovidos por empresas e instituciones en el siglo XXI, estructurado desde la sencillez de los planteamientos, los lenguajes directos, las rupturas de barreras entre quienes promueven y las personas a quienes se dirigen, el recurso a creatividades que impacten de forma directa a través de los cinco sentidos humanos y que permitan que el evento no se quede en algo efímero sino que permanezca el máximo tiempo posible en el recuerdo de quienes han tenido acceso a ellos de forma directa o indirecta. La creatividad, en la búsqueda de forma novedosas impactantes, se consolida hoy como un elemento clave en la puesta en escena de los nuevos eventos del siglo XXI. Una creatividad que va más allá de la mera puesta en escena, para incorporarse a los programas, invitaciones, regalos y atenciones, etiquetas, guiones, y todo lo que trasciende a la estricta escenografía.

3.La Reputación Social Corporativa y la sostenibilidad se introducen de forma decisiva en la mayoría de los eventos, buscando con ellos la transmisión de valores por parte de las empresas e instituciones promotoras en la construcción de un mundo más justo y solidario, que pretende al mismo tiempo sensibilizar sobre la necesidad de contribuir al crecimiento general mediante acciones compatibles con el cuidado y protección del medio ambiente. El Congreso ha puesto de manifiesto la creciente tendencia de las empresas a transmitir con sus eventos valores solidarios, contribución al respeto ambiental y eliminación de barreras que conlleven la marginación de sectores hasta ahora con dificultades de integración.

4.Las empresas tienden cada vez más a dejar de promover eventos que traten de demostrar su “poder” económico, para visibilizarse más próximas a los problemas y situaciones reales de la sociedad. En este sentido, buscan alternativas novedosas que faciliten la interactuación con sus públicos, la relación directa –hecha de forma sencilla y natural-, el acercamiento y el compromiso directo con los mismos. Potencian cada día más eventos donde las altas jerarquías se mezclan con los públicos, se sitúan a su mismo nivel, y recurren a un protocolo que evite diferencias notables y distanciamientos innecesarios. A tal fin, precisan formatos de eventos sencillos, breves, en espacios diferentes que favorezcan la integración, el uso de tecnologías que conviertan a los públicos en protagonistas y les sitúe en el centro de atención, potenciando escenificaciones que incluyan la necesaria interactuación.

5.Las políticas de seguridad se integran de forma decidida y con un gran peso en el conjunto de las actuaciones y previsiones. La consigna “Evento seguro” aparece como un sello de calidad que demandan los promotores, lo que requiere de expertos debidamente preparados en estas cuestiones, capaces de planificar, generar y aplicar las medidas pertinentes, y gestionar ante las autoridades los permisos necesarios. Ello implica un cambio sustancial en la forma de planificar los actos y la elección de los espacios adecuados. La necesidad de que las administraciones responsables de este campo dispongan servicios específicos que centralicen toda la burocracia e inspecciones oportunas, se muestra como una reclamación necesaria y urgente para el sector, que ve en los órganos reguladores de control una negativa dispersión. En este sentido, se pone de manifiesto la conveniencia de que las administraciones arbitren soluciones que garanticen esa seguridad global, pero que se hagan de forma que no termine siendo una inmensa burocracia que afecte de forma negativa y contraindicada a la importante industria de eventos en todo el mundo.

6.El Retorno de la Inversión (ROI) se muestra como un elemento clave en el sector de la organización de eventos institucionales y empresariales. Los eventos deben responder a los objetivos por los que se promueven y ofrecer los resultados esperados. Este Retorno no siempre responde a la medición de resultados económicos o de impacto periodístico, sino que se apoya también en otros factores de relevancia para los promotores. Al margen de los eventos que buscan rentabilidad inmediata, el ROI debe contemplarse  a corto, medio y largo plazo, siendo objeto de su análisis otros factores más allá de los estrictamente económico. Los eventos que persiguen un ROI deben de generarse y planificarse de forma distinta a las prácticas convencionales, pues exige el uso de determinadas técnicas específicas y fundamentales para garantizar el éxito del estudio.

7.Los actos promovidos por las instituciones públicas requieren con cierta urgencia de la revisión de sus formatos, no sólo en cuanto a la escenificación o puesta en escena, sino sobre la programación en general, visión y conceptualización de aquellos. En el necesario respeto a determinadas costumbres y tradiciones, cumplimiento de normas y disposiciones legales, hay cabida suficiente para la aplicación de nuevas técnicas organizativas, creatividades, usos alternativos de espacios, interactuación con sus públicos y un necesario acercamiento en el estricto campo de sus actos más oficiales y tradicionalmente solemnes. En este sentido, se reconoce que hay un interés por buscar fórmulas alternativas al tradicional protocolo y ceremonial en los actos habituales de la gestión institucional, pero que siguen siendo escasas. La visión negativa que tienen los ciudadanos y políticos de los actos protocolarios está provocando la aparición de alternativas que en su mayor parte se muestran ineficaces y que incluso pueden llevar a agravar el ya importante problema de alejamiento entre poder y ciudadanos.

8.Se hace un llamamiento a políticos, medios de comunicación, influencers y otros líderes de opinión para que dejen de entender el protocolo como los innecesarios gastos de representación o el mal necesario que ha de aplicarse cuando se habla de eventos promovidos por las primeras autoridades, tanto a nivel nacional como en las relaciones internacionales y diplomáticas. Los profesionales de la organización procuran en la actualidad habilitar fórmulas protocolarias y organizativas dirigidas a facilitar la convivencia, romper barreras, optimizar recursos y presupuestos y buscar con los eventos resultados positivos para toda la sociedad. Es necesario que al mismo tiempo el gobernante cuente con profesionales de la organización que respondan a perfiles claramente técnicos y no políticos, debidamente formados, y a quienes pueda exigirseles resultados siempre que cuenten con los apoyos y recursos mínimamente necesarios. Se hace un llamamiento general para que dejen de denominarse gastos protocolarios a todos aquellos que obedecen a gastos de representación, que nada tienen que ver. Se insiste una vez más en el alto nivel de intrusismo existente en el ámbito oficial, al favorecerse la contratación de personas que al margen de su formación y experiencia se muestren dóciles a la organización de actos que respondan a intereses políticos y no institucionales. En este sentido, el Congreso ha propuesto un sistema concreto de selección y contratación de profesionales por parte de las administraciones públicas.

9.El II Congreso ha puesto de manifiesto una vez más la creciente importancia de las redes sociales en la cobertura de toda clase de eventos, donde el espectador hace sus propias políticas de comunicación, y que favorece la aparición masiva de numerosos bloguers e influencers cuyo sector se está profesionalizando y que requiere con urgencia de una regulación por parte de las autoridades competentes, así como de una autorregulación por el propio sector que frenen prácticas abusivas. En el mismo sentido, se ve absolutamente necesario que los medios de comunicación tradicionales adapten su cobertura a la realidad de los eventos hoy, lejos ya de meros actos protocolarios y que se han convertido en sí mismos en la más eficaz y segura comunicación entre promotores y públicos. Un cambio que es necesario valorando que este sector es uno de los más pujantes actualmente y que más está contribuyendo a la salida de la crisis.

10. Finalmente, el Congreso ha acreditado que el sector constituye en el mundo entero una importante industria, la de los Eventos, que contribuye de forma decisiva al crecimiento y desarrollo global, favorece las relaciones no sólo entre promotores y públicos, sino entre sociedades y países, que genera un alto nivel de empleo, incide de manera directa en la proyección e imagen de los países, sus instituciones y empresas, y suma de forma segura al objetivo de un mundo mejor, sostenible y responsable. Para ello resulta igualmente necesario que institucionalmente se reconozca de forma urgente la pujanza de esta industria y la oportunidad de regular adecuadamente el acceso de profesionales a la misma, lo que implica el desarrollo de adecuados programas formativos, el apoyo a la investigación y el idóneo uso de las tecnologías. La creación de estudios reglados y reconocidos por las administraciones favorece la consolidación adecuada de un sector que crecerá exponencialmente en los próximos años y que precisa de regulaciones legales y el desarrollo de un medido corporativismo que se plasme en asociaciones de profesionales y el cumplimiento de códigos éticos y responsables.

Madrid, 7 de abril de 2014

La diplomacia corporativa

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia económica, Diplomacia pública y RRII, Marca país

Presento hoy para un congreso la ponencia:  "La diplomacia corporativa, una necesidad empresarial y de marca país".

El documento que soporta mi ponencia se refiere al estudio de un modelo de diplomacia muy de actualidad en un mundo global y de creciente internacionalización: la diplomacia corporativa. En el mundo actual, las empresas se están convirtiendo en complejos entramados en los que se realizan labores de Estado. La gestión empresarial requiere estrategias a todos los  niveles y, por tanto, exige de sus directivos habilidades y conocimientos que antes eran casi en exclusiva patrimonio de los grandes estadistas.

Son tiempos de reajustes en todos los órdenes: económicos, políticos, comunicacionales e incluso sociales. También en lo que respecta a la palabra “diplomacia” que, de unas décadas a esta parte ha sufrido algunas matizaciones y a la diplomacia tradicional le han salido algunas hermanas muy considerables que hoy están en auge. En el caso que nos ocupa, nos referimos a la diplomacia corporativa.

El factor detonante de esta eclosión de diversas diplomacias ha sido, sin duda, la evolución —revolución— tecnológica y de la comunicación. Y ello por dos motivos fundamentalmente, muy relacionados entre sí: la aparición de nuevos protagonistas en el campo internacional y el cambio de paradigmas comunicacionales.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el gran protagonismo en el escenario internacional, si hablamos de una parte importante de la diplomacia corporativa, se limitaba, casi en exclusiva, a los estados y a las organizaciones internacionales. Sin embargo, el cambio de modelo en la comunicación y, en consecuencia, el adelgazamiento de fronteras hasta su práctica desaparición en lo concerniente a las comunicaciones, ha permitido crear un escenario mucho más global aún que a finales del pasado siglo y ha dado voz a quienes tenían poca o ninguna en el ámbito exterior.

Por otra parte, la necesidad de las empresas de salir al exterior en busca de nuevos mercados, lo que hoy llamamos internacionalización, unido a una nueva visión empresarial que implica un modelo más avanzado de gestión corporativa en la que la relación con los grupos de interés, dentro y fuera de nuestras fronteras, es imprescindible, trae a las prácticas empresariales una nueva herramienta que las circunstancias actuales están amplificando: la diplomacia corporativa.

La razón está en este mundo complejo en el que se desenvuelven hoy todas las empresas y en el que la relación con los grupos de interés es de vital importancia. Se trata de una gestión, la de los grupos de interés, nada sencilla y que requiere un cuidadoso estudio para determinar quiénes son, dónde están, y establecer las relaciones pertinentes que nos permitan entender cómo piensan, qué opinan de nuestra empresa y detectar sus preocupaciones en lo que respecta al área de negocio de la corporación.

El éxito de un congreso de comunicación y eventos

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Comunicación, Comunicación y redes sociales, Eventos y protocolo, Eventos y protocolo

sliderdoscong_thumb.jpgEl II Congreso Universitario de Comunicación y Eventos ha sido un rotundo éxito. No lo digo yo, lo dicen los asistentes -a los que me sumo- y lo hacen en todas las redes sociales y en sus blogs, en esa suerte de periodismo ciudadano que sale espontáneamente cada día, a cada minuto, a las calles de la comunicación.

Verá el lector que he subrayado la palabra universitario porque me ha parecido entender que hay quien está disconforme con ese apelativo; no sabía que se podían repartir carnés de congresos universitarios y, por si cometía un error, he buscado en la legislación y no he encontrado en ningún sitio que para que un congreso sea universitario debe llevarse a cabo en "sede universitaria" parafraseando a los tertulianos que hoy nos inundan cuando llaman sede parlamentaria al Congreso; es como si un congreso de ingeniería debiese realizarse en una obra, o uno de odontología en la consulta de un dentista.

Seamos serios, un congreso, lleve el apellido que lleve, debe realizarse en el lugar más apropiado para la consecución de los fines que persigue. Eso, al menos, enseño cuando de organizar un evento se trata; porque el apellido "universitario" lo da la calidad, la aportación a la ciencia, la capacidad para innovar y abrir líneas de investigación, no el lugar de la realización ni, mucho menos, ningún repartidor de carnés.

En ese sentido, el II Congreso Universitario de Comunicación y Eventos ha cumplido fielmente las expectativas; en las tres jornadas del programa, los ponentes han dejado buena muestra de lo que es hoy el evento: la escenificación del mensaje (precisamente, el lema del congreso). Pero además, nos ha dejado a los investigadores -aún más a los principiantes como yo- una buena cantidad de líneas de investigación que pasan por ser temas actuales pero encaminados al futuro del evento -no solo de la ceremonia, no solo del protocolo, que también-.

Además, deja ponencias científicas virtuales que se publicarán oportunamente en la revista que dirijo, Compé y que está al servicio de todos sin excepciones y no solo para leer sino también, lo que es más importante, para publicar.

¿Universitario? Sin duda, y de enorme éxito, ha sido este congreso que señala un rumbo para quienes quieran ir más allá de este campo de la comunicación, el protocolo y la organización de eventos. Universitario y divertido; e interesante, avanzado, creativo y dinámico. ¿Quién ha dicho que la ciencia tenga que ser aburrida?

¿Universitario? Eso dicen las universidades que lo han avalado: la Universidad Camilo José Cela y la Universidad Complutense de Madrid. Y están de acuerdo los institutos que lo han promovido junto a las dos universidades: el Instituto Superior de Protocolo y Eventos y el Instituto Mediterráneo de Estudios de Protocolo.

En el mundo de los eventos y del protocolo hay vida más allá de las precedencias y de los símbolos, con ser unas y otros enormemente importantes. Hay un mensaje que transmitir y un concurrido mundo de actividades en el marco institucional y, desde luego, en el privado, que debemos explorar cada día. Por eso, yo pediría que no le busquemos "los cinco pies al gato, que sólo tiene cuatro" y que el que no haya querido o no haya podido estar en sus dos primeras ediciones, que se apunte a la tercera y se deje de rollos; estoy seguro de que será bienvenido.

Nos vemos, como muy tarde, en el III Congreso Universitario de Protocolo y Eventos, en Madrid, los días 7 al 9 de mayo de 2015 que, además, será internacional.

PD: Muchas felicidades al equipo. Lo habéis hecho muy, muy bien.

La inmigración irregular, desde mi punto de vista

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Relaciones internacionales

Trulok TV, la productora de la Universidad Camilo José Cela –que es la mía- , está llevando a cabo un nuevo proyecto, con entrevistas a especialistas sobre la actualidad. Os dejo algunos enlaces interesantes y el vídeo de mi entrevista sobre la inmigración irregular en España, realizada el pasado lunes 24 de marzo de 2014.

Las otras entrevistas son: http://www.youtube.com/watch?v=mcrjc2ciJCQ

Cartel del Congreso Internacional "El Protocolo contemporáneo"

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Eventos y protocolo, Protocolo oficial, Relaciones internacionales

Se celebrará en la UNED en Madrid, los próximos 23, 24 y 25 de abril coincidiendo con las VIII Jornadas sobre Protocolo "Protocolo y Diplomacia", y tendré el enorme placer de intervenir como ponente invitado con la ponencia: “La diplomacia de cumbres. Eventos al máximo nivel”, cuyo resumen es el siguiente:

Las cumbres, en su concepción moderna, tienen su origen en el Congreso de Berlín de 1878, en la que una asamblea diplomática de varios países e imperios dio lugar a la reorganización de los Balcanes.

Desde entonces, y especialmente por la evolución del transporte aéreo y la tecnología, las cumbres se han convertido en un tipo de diplomacia muy efectivo, generadoras de eventos que trascienden a las propias reuniones y que tiene mucho significado en materia de comunicación, de marca país y de relaciones directas entre dignatarios, en sus tres modalidades: personales, plenarias y progresivas.

Esta ponencia es un estudio resumido de este tipo de diplomacia, también llamada “diplomacia directa”, y de los eventos que genera.

El cartel del congreso es el que os dejo en esta imagen:

Cartel Congreso UNED

Las honras fúnebres a expresidentes del Gobierno

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Consideraciones personales, Eventos y protocolo, Protocolo oficial

Alfredo_Telemadrid_2004Ayer, con motivo de las honras fúnebres dedicadas al presidente Suárez, tuve la ocasión de estar en directo en Telemadrid en el programa especial, que duró casi cuatro horas y en el que se desgranaron los pormenores de la ceremonia, entre otras cosas, y el que pude explicar a  los espectadores los detalles de una ceremonia en cuyo diseño trabajé, junto con otros, a lo largo de 2005.

En aquel momento, iniciamos un trabajo para el que nos pidieron la máxima discreción a los miembros de la Casa de SM el Rey, Presidencia del Gobierno y yo, en representación del Ministerio de Defensa. Sin embargo, hace unos días el presidente Rodríguez Zapatero desveló los motivos así que me siento desligado del compromiso de discreción mencionado y que, aún hoy, conservaba.

Efectivamente, hasta ese año aún nadie había pensado en la posibilidad de que falleciera un expresidente. No nos extrañemos, tampoco se contempló en el real decreto de precedencias, ni en el de honores militares, que el heredero de la Corona se pudiera casar y no se incluyó al cónyuge en ninguno de ellos.

Los integrantes del grupo de trabajo nos reunimos unas pocas veces hasta dejar elaborada una ceremonia con la que, eventualmente, honrar a los expresidentes fallecidos, y desde luego –como ha afirmado Rodríguez Zapatero recientemente– se prepararon pensando en la eventualidad de que fuera Adolfo Suárez a quien se rindieran los primeros honores de este tipo. Luego, la vida y el tiempo hicieron que fuera el presidente Calvo Sotelo.

Sobre las honras fúnebres a Calvo Sotelo escribí un día en la entonces Revista Internacional de Protocolo, hoy Revista Protocolo, bajo el título de “Honores no reglamentados” que quien tenga curiosidad puede consultar en el ejemplar correspondiente. En ella hablaba de que “según fuentes…” cuando lo cierto es que esas fuentes eran una sola: quien esto escribe.

Esa es la historia, y esa es la anécdota que conté en Telemadrid ayer. También me permití comentar la procedencia del armón de Artillería: el museo de una unidad del arma con base en Burgos. No fue fácil encontrar una pieza de museo como esta en suficiente estado de conservación como para rodar, aparte de las que obran en poder de la Casa de SM el Rey.

Ese armón pasó a Patrimonio Nacional, donde se terminó de preparar y se guardó para un futuro uso. Ayer se utilizó por segunda vez, y también por segunda vez conducida por cocheros de Patrimonio Nacional.

La Jefatura del Estado vuelve a equivocarse con el uso de las banderas

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Eventos y protocolo, Protocolo oficial

No sé quién es el que juega con las banderas del despacho del Rey, pero desde luego no lo hace bien. Una vez más, se equivoca al dejar que el jefe del Estado salga públicamente para dirigirse a todos los españoles incumpliendo la ley que regula el uso de la bandera.

Tampoco entiendo ese manifiestamente reiterado uso de la bandera de la UE hasta cuando es innecesario y cuando la legislación de la Unión no lo exige.

La foto lo muestra claramente y alguien debería tomar cartas en el asunto y explicar a los responsables de Protocolo de la Casa de SM el Rey cómo deben situarse las banderas para evitar dar malos ejemplos. Si los eventos son transmisión de mensajes, y el protocolo y sus normas están para cumplirse, es exigible que se haga empezando por las más altas instancias. Banderas Jefe del EstadoPin It

II Congreso Universitario de Comunicación y Eventos

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Compé, Comunicación, Comunicación y redes sociales, Eventos y protocolo, Eventos y protocolo

Como miembro de los comités científico y de organización, me encanta poder deciros que el programa, cerrado, es una auténtica maravilla. Moderno y de futuro, "La escenificación del mensaje", lema que rige la convocatoria, es un verdadero compromiso con y por la profesión.

Ya lo sabréis, pero no está de más insistir: los próximos días 3, 4 y 5 de abril, en el Hotel Meliá Princesa de Madrid, se celebrará este encuentro que promueven entre otras las universidades Complutense de Madrid y Camilo José Cela, además de la Asociación Española de Protocolo y el Instituto Superior de Protocolo y Eventos (ISPE).

Es el momento de estar ahí, no porque haya que hacer presencia sino porque realmente merece la pena porque es el momento ideal para conectarnos con el sector de los eventos y el protocolo y ponerse al día de nuevas tendencias.

En la web www.congresocomunicacionyeventos.com tenéis toda la información al respecto, incluido un gran programa que dice mucho por sí solo.

Además, me atrevo a pedir, a los investigadores y docentes, que se atrevan a presentar ponencias que este año serán virtuales. Ya hay un buen número de ellas y se publicarán en la Revista Científica Compé, que me enorgullece dirigir, además de las actas pertinentes. No dejes pasar la ocasión; es un trabajo para todos.

Posibles consecuencias de una guerra en Ucrania

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Relaciones internacionales

Lo más temible de una guerra es la destrucción de vidas humanas; y no me refiero solo a muertes, que desde luego es lo principal; también me refiero a los destrozos físicos y morales en los supervivientes, al desgarro familiar y a las terribles consecuencias para las generaciones venideras.

Sin embargo, también hay otras implicaciones no menos desgarradoras para el ser humano, especialmente cuando esas personas que sufrirán las consecuencias están empezando a salir o, en el caso de Ucrania, inmersas, en una crisis que ha dado al traste con ilusiones y esperanzas, y ha dejado sin trabajo y sin sustento a muchos millones de personas.

Si Ucrania y Rusia entraran en guerra, el problema se sumaría al que ya de por sí vive el mundo y muy particularmente el Viejo Continente —cada día más viejo—. Las implicaciones más graves serán para la propia Ucrania, desde luego, que necesita urgentemente una inyección económica importante antes de abril, 11.000 millones de euros, para no quebrar. La suma iba a correr a cargo de Rusia. ¿Quién la pocrá ahora? ¿La UE, el FMI, el Banco Mundial?

A ello se une que a partir de ahora deberá pagar el gas a precio de mercado, en lugar de a pecio de amigo como hacía hasta ahora, según ha anunciado Ezprom, lo que provocará un orificio aún mayor en las depauperadas arcas del país exsoviético.

Pero ese incremento del gas también se produciría en una buena parte de Europa, que se suministran de gaseoductos que pasan por ese país y que supone un total del 50 por ciento del total del suministro para la mayor parte de nuestro continente.

Además, la posible guerra —y esperemos que se quede en eso— implicaría una reducción importante del suministro de maíz en el mundo, alrededor del 20 por ciento.

Pero Rusia tampoco se quedaría al margen. Los costes de una guerra son enormes y la economía de este país no está para estos trotes, por lo que sería inminente una recesión de gran calado que, por otra parte, afectaría a algunos países que tienen gran dependencia de éste, como las repúblicas bálticas. También sería una situación traumática para los países cuyas entidades financieras han prestado mucho dinero a Rusia, en esencia Francia e Italia.

Pero tampoco debemos olvidar algunos países emergentes que venden, que exportan en un buen porcentaje a Rusia: Turquía, Brasil e Indonesia entre otros. Y puesto que estos son países emergentes y motores, en cierta medida, de la economía mundial, el problema sería gravísimo.

Rusia es un país enorme y una gripe en este país tiene muchas posibilidades de contagiar a una buena parte del mundo. Si las naciones toman represalias económicas, el gigante euroasiático  puede tomarse las suyas y hacer de la economía mundial otro lodazal.

Esperemos que impere la cordura.

Ladran, luego cabalgamos

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Comunicación y redes sociales, Eventos y protocolo

Permitidme el dicho. Hablan mal de nosotros, o nos desprecian, luego estamos vivos y en boga. Me refiero a ciertos ataques a los estudios universitarios en protocolo y organización de eventos, e incluyo aquí a todas las universidades que lo imparten, desde la UCJC, que fue pionera hasta las demás, y a colación del último ataque desde algún comentarista político sobre los estudios de Grado de un secretario de Estado.

Me llama la atención lo bien que se cumple en estos casos el viejo dicho que asegura que la ignorancia es muy atrevida, pero lo entiendo menos –lo de ser ignorante- cuando se trata de un “escribidor”, de un periodista en el ejercicio de sus funciones y al que se supone un cierto criterio a la hora de escribir. Sin embargo, hay gente que no sabe si mata o espanta y este es el caso: para dar cera a alguien trata de enmerdar a una profesión entera.

No es el único; los ataques, mas o menos intencionados, vienen de nuestros compañeros periodistas, publicitas o profesionales de las relaciones públicas, en ejercicio o simplemente formados en esas disciplinas, y no de todos ellos, por supuesto; tan sólo de unos pocos que hacen bueno el dicho que da título a mi comentario.

Tengo mucha relación con el periodismo y con la comunicación en general, fuera de los eventos que son una rama más. Hice un máster en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense allá por 1996, en donde casualmente acabo de terminar los estudios de tercer ciclo. Pues bien, en conversaciones y en clases con catedráticos de gran renombre y prestigio, algunos hoy en la ladera del tiempo y otros aún en activo, nos hablaban de cuando la comunidad académica y la gente en general opinaba de que “para qué estudios de periodismo si para ser periodista basta con saber redactar”; de hecho, los periodistas han sufrido en sus carnes el intrusismo de terceros y lo llevaban, como es lógico, bastante mal.

Hoy, sin embargo, las facultades del ramo forman en sus aulas y dan salida cada año a miles de graduados, muchos de ellos directos a la cola del INEM, desgraciadamente, o con la imperiosa necesidad de reinventarse. Y es curioso que una de las carreras, o grados, tiene una gran inserción laboral: Protocolo y Organización de Eventos.

Quienes supieron leer el futuro y apostaron por estos estudios; personas concretas y una universidad en concreto a la que se unieron otras después, han sabido trazar una ruta académica transversal, poliédrica y enormemente atractiva que ofrece una trayectoria universitaria que algunos quieren ignorar.

Si se me permite una cierta arrogancia, por incluirme, algunos hemos apostado por separar el objeto de estudio de nuestro sector para, como indica Caminal en el Manual de Ciencia Política, crear ciencia.

Por eso me llama la atención que algunos ignorantes disfrazados de escribidores en los medios hablen sin preguntar… o no pregunten a las personas adecuadas o –al menos-contrasten opiniones. Iniciativas como el Congreso Universitario de Comunicación y Eventos o el Congreso Internacional “El protocolo contemporáneo”, o las tesis doctorales leídas sobre protocolo o sobre eventos e innovación, o las revistas científicas como Compé, que me honro en dirigir, u otras de divulgación pero con calidad insuperable como Revista Protocolo y su correspondiente edición en línea, sean  referentes indiscutibles de lo que es ya una ciencia, dentro de la comunicación, con entidad propia.

Los indocumentados, que lean, que es bueno. A los que no opinen como yo, con todo mi respeto, que aporten argumentos, pero sí decirles que otras ciencias, por ejemplo la Ciencia Política, empezaron el camino de la misma forma y hoy son intocables.

%d bloggers like this: