Pepe Mujica. Una oveja negra

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Política internacional

 

IMG_0693

Estoy leyendo, avanzado ya, el libro de Danza y Tulbovitz Una oveja negra al poder. Pepe Mujica, la política de la gente, y me está resultando muy interesante.
Del libro y de lo que de Mujica (sin tilde) se dice saco varias conclusiones: una de ellas es que estoy en poco o nada de acuerdo con él, pero es un personaje fascinante cuya coherencia entre la forma de pensar y de vivir es todo un ejemplo.
La segunda es su frase “No me van a ver en el pasado”, a lo que añade Lo peor es cuando la matriz ideológica no te permite percibir la realidad como es”. En ello fallamos en nuestra querida tierra: no hemos sabido superar el pasado y mirar al futuro. Pasamos la vida entre rencillas e insultos de nuestras dos Españas.
La tercera consecuencia es que lleva razón cuando dice que el comunismo nuca arregló nada. Él opina que el capitalismo es una mierda (sic) pero es la solución a la mayoría de los problemas, y que el liberalismo y el anarquismo son ideologías parejas. El opina que es mejor que no exista el estado y el liberalismo (a lo que me adhiero) implica un estado cuanto más pequeño mejor.
Un gran libro que recomiendo. Se lee de una sentada y muestra un personaje que gobernó cinco años en “la Argentina oriental”, el Uruguay, un país pequeño pero tan fascinante como este personaje que ya es universal.

La caída de una gran populista

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Relaciones internacionales

img-alternative-text

Las imágenes traicionan… o son premonitorias. En esta, la presidenta Dilma Rousseff, populista de izquierdas que abominaba del capitalismo y sin embargo favoreció a intereses que resultaron corruptos, tocada y caída por culpa de la justicia popular: el legislativo brasileño, quien la destituye durante seis meses, en un paso previo a la confirmación de su caída política. La culpa es de otros, claro: la conspiración judeomasónica para derribar al pueblo del poder, y eso. La imagen plasma perfectamente la situación.

Dos semanas para “crear, descubrir, pensar y divertirte”

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Consideraciones personales

La Universidad Camilo José Cela (UCJC) comenzará a impartir el próximo 29 de junio un curso preuniversitario bajo el título Humanities, Science and Technology (HST), que se prolongará hasta 13 de julio, y que es la respuesta de la UCJC a un mundo inmerso en un proceso de grandes cambios, y también su propuesta para la generación que se enfrentará a ellos. Este curso parte de la idea de que la gran aceleración tecnológica de las últimas décadas afecta a nuestra experiencia fundamental de la realidad humana. La nueva instantaneidad en las comunicaciones, por ejemplo, hace que las nuevas generaciones dispongan de un concepto distinto acerca de lo que son el tiempo y el espacio del que tuvieron sus padres o abuelos. Igualmente, los sistemas de recogida de datos de usuarios en internet transforman de una forma radical nuestra idea de lo que es la privacidad. Y lo mismo sucede con conceptos clásicos como el progreso, la guerra, la cultura, la ciudad, la política, el trabajo o el conocimiento. Las nuevas tecnologías están creando nuevos humanos. Pero estos nuevos humanos serán, a su vez, los hacedores de una nueva ciencia y los impulsores de un nuevo desarrollo tecnológico. Las nuevas generaciones, plenamente digitales, deberán decidir hacia dónde orientan el desarrollo de la robótica, o el de la investigación medioambiental, o el de la exploración espacial. Es muy probable, por ejemplo, que un adolescente de hoy en día sienta que el avance en tecnología comunicativa es más urgente que la llegada del ser humano al planeta Marte; o que el desarrollo de una buena app traerá más beneficios que la creación de un robot como los que ha soñado durante décadas la ciencia-ficción. La nueva ciencia y la nueva tecnología se gestarán en la mente del nuevo ser humano. Esta creencia en la transversalidad del futuro es la razón de ser del curso Humanities, Science and Technology de la UCJC. Siguiendo el lema “Piensa, Crea, Descubre”, los estudiantes se enfrentarán a las múltiples caras del que será su mundo. Las clases reunidas bajo el lema “Piensa” les ayudarán a comprender algunos de los cambios conceptuales más importantes a los que se enfrentará su generación. Los talleres de la vertiente “Crea” les permitirá desarrollar habilidades relacionadas con la tecnología y la creatividad de una forma práctica y lúdica. Y finalmente, las visitas y masterclasses de profesionales de reconocido prestigio de la vertiente “Descubre” darán a los estudiantes la oportunidad de conocer algunas de las iniciativas más innovadoras que mezclan las Humanidades, la Ciencia y la Tecnología. El curso se complementará con actividades culturales y deportivas en el campus de Madrid-Villafranca de la Universidad Camilo José Cela. Humanities, Science and Technology es, en suma, una gran oportunidad para adquirir las herramientas y habilidades que marcarán la diferencia en el futuro de toda una generación. La Universidad Camilo José Cela tiene cinco facultades: Jurídicas y Económicas, Educación, Comunicación, Salud y una Escuela de Arquitectura. Además, dispone de dos Campus en Madrid: Villafranca y Ferraz. Más información en el teléfono 91 815 31 31 o en www.ucjc.edu. Departamento de Comunicación UCJC: Armando Huerta – armando.huerta@sek.es- y Sergio Barrado – sergio.barrado@sek.es - +34 91 815 31 31 ext. 1929Pin It

Un mal sueño

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Análisis político, Comentarios, Personal

Hace ya nueve años se desencadenó una crisis mundial que, en España, pilló por dos lados y la encajonó en una calle de difícil salida. Nos cogió con la guardia baja y con un gobernante incapaz y mediocre que aplicó políticas caprichosas al abrigo de su “buena estrella”; tras más de siete años de gasto inútil, que había empezado antes de la crisis, cuando los españoles le enseñábamos la puerta de salida con sueldo vitalicio incluido, el déficit del Estado era tan enorme, tan salvaje, que el partido que llegó al poder tras él se olvidó de gobernar y sólo tuvo una obsesión: evitar el rescate y sacarnos de la crisis económica. En tres palabras: arreglar el desaguisado.

Además, ambos partidos o, mejor dicho, algunos de sus dirigentes, demasiados, llevaban un tiempo riéndose de nosotros y apoderándose de lo ajeno –el dinero no es de nadie– y llevándose los millones a espuertas. Sinvergüenzas pagados.

Y llegó la religión laica en forma de movimiento transformado en partido. Llegó el “somos como vosotros”, sin saber exactamente qué vosotros, y encandilaron a toda una generación decepcionada, escéptica, cansada. Una generación hastiada, de formación excesiva que tenía que enmascarar su currículum para poder trabajar de “lo que sea”.

Llegó el movimiento marxista leninista de nuevo cuño, formado en los entresijos chavistas, con una ideología caduca y trasnochada aplicando soluciones muy sencillas a problemas muy complejos: le quitamos el dinero a los ricos y se acabó; y no pagamos la deuda, y expropiamos las viviendas vacías, y… Eso sí, no explicaron sus cuentas; sólo las relataron. Ya se sabe, el papel lo aguanta todo pero, ¿y el Estado? El Estado bien, gracias, pero con visos de quedar muy magullado.

Llegó un movimiento que poco a poco fue limando su vocabulario altivo, pedante, egocéntrico, para disfrazarse con piel de socialdemócrata. Y sus correligionarios olvidaron los vídeos en que abogaban por cócteles molotov, y por Chávez, y por Irán como instrumento, y por las barbaridades del neocomunismo, por más que YouTube sea una auténtica memoria activa. Y prometieron sueldos universales, y trabajo para todos, y vivienda para todos, y parar los desahucios, y… en fin, todas esas cosas que uno promete pero que es imposible cumplir sin arruinar a varias generaciones (URSS, Cuba, Venezuela, ¿algún ejemplo más?).

El atractivo de “dinero para todos” quitándoselo a los ricos era tal que empezó a subir como la espuma. El otro mensaje, “Vamos a acabar con la casta” no explicaba que iban a crear su propia casta. Están a punto de acabar con ella para convertirse en tal ellos mismos. Al abrigo de su religión laica, a nadie parece importar sus turbios negocios –y están empezando– ni sus promesas incumplidas donde gobiernan –y están empezando– ni su financiación extranjera, expresamente prohibida por la ley para evitar injerencias extranjeras en asuntos nacionales  –y están empezando–. A nadie parece importar sus ideas bolivarianas cuyos resultados están a la vista al otro lado del Atlántico, ni su financiación a cargo de un régimen absolutista, homófobo, radical. Cuando uno habla y se pone en contra sobran las azones para sus correligionarios: eres un facha y, de ahí, para arriba en la escala de insultos.

En poco tiempo, las antaño inútiles elites serán reemplazadas por las nuevas. ¿Habrá algún cambio? Ni una pizca. Tan solo un relevo de unas por otras en detrimento de la sociedad.

Eso soñaba cuando me desperté y sólo era un mal sueño.

La mirada del día: desfile militar en India

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Mi mirada

Hoy la mirada se nos va a India, en donde el presidente Mukherjee llega a la tradicional ceremonia de bandas militares llamada Beating the Retreat, en el centro de Nueva Delhi. Una ceremonia que se celebra dentro de los actos de conmemoración del día de la República.

Lujo frente a pobreza. ceremonia-militar-en-la-india-y-turismo-en-un-iglu-en-suiza-el-dia-en-fotos

Ante el desprecio, la maniobra… o la respuesta a la prepotencia

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Análisis político

Lleva el PSOE varias semanas, tal vez varios meses porque esto viene de largo, despreciando al Sr. Rajoy y, por añadidura, a los votantes del partido al que representa. No tiene el Sr. Sánchez adversarios políticos entre los populares y cumple el dicho: al enemigo, ni agua. Más parece, con la cara de desprecio que se gasta, que lo que quiere no es gobernar a toda costa, que también, sino humillar a un adversario que él ha convertido en enemigo guerracivilista.

Decía Sánchez ante la posibilidad, hoy realidad, de que el presidente del Gobierno en funciones o aceptara acudir a la investidura: no, no, que vaya al Parlamento a sufrir la derrota o que dimita (¿de qué?).

Ayer, la arrogancia prepotente del Sr. Iglesias causó una reacción en cadena que dejó al vacío Sánchez al borde del ridículo. Acudió el joven profesor (me refiero a Iglesias, no a Sánchez) a ver al Rey de esa guisa que se gasta, con la monocamisa blanca remangada (que alguien le regale una de rayas, por favor) y salió de ver al jefe del Estado con un Gobierno confeccionado a su medida (incluye al decepcionante Rodríguez, ex JEMAD) en el que se autonombraba vicepresidente del Gobierno –es decir, jefe de la fontanería, del CNI y de los ministerios más políticos– y exigía para su formación las carteras más importantes, dejando a Sánchez de mero espectador, presidente honorífico al estilo Artur Mas en sus últimas ofertas a la CUP y convidado de piedra en el Consejo de Ministros (una Manuela Carmena a lo grande) en un gobierno de izquierda radical que monopolice la vida política, económica y privada para convertir a los españoles en sujetos pacientes de un gobierno bolivariano en Europa, a suerte de última conquista postmortem de Chávez.

Rajoy reaccionó como debía: no aceptando el protagonismo de la sesión circense de investidura y dejando descolocado al ala radical del PSOE que otrora dejara vacante Zapatero y ocupara Sánchez y su número dos, Lucena, que actúa de mamporrero mayor con sus constantes insultos (llamar a Rajoy antisistema es como echar agua a la Coca Cola para hacer un cubata). Pero en comunicación política, todo vale: una mentira mil veces contada se convierte en verdad y, ese axioma, hoy es infinitamente más cierro que antes con la colaboración de las redes "sociales". Eso, y hablar de gobierno de progreso, cuando está demostrado que este tipo de gobiernos consiguen de todo menos el progreso de nadie, excepto de quien gobierna.

Rajoy ha hecho una jugada maestra: nada tenía que perder, porque era imposible una investidura, y ha dejado a Sánchez el paso para que se retrate. Y se está retratando en su reptar en pos de un gobierno; ahí están sus declaraciones; ahora, veremos si acepta la presidencia honorífica del Gobierno de España.

En cuanto a Iglesias, este hombre es un gran estratega. Ha aprendido de los mejores marxistas: la mentira y el engaño como fuente de victoria. Ha estudiado a los mejores, Lenin, y de ellos, Chávez –Maduro es sólo un pobre analfabeto–. Ha lanzado un embite si aceptas, te conviertes en presidente florero y yo llego al poder con todas sus consecuencias (¡horror!). Si no lo aceptas, elecciones y sigues perdiendo votantes porque, eso es evidente, el joven profesor ha creado una religión laica a la que siguen ciegamente sus incondicionales que cada día son más, a modo de secta.

Y ente tanto, Ciudadanos jugando al mus con un "perete" (para los no iniciados, 4, 5, 6 y 7, es decir, con catas para darse mus y pedir cuatro).

Mi apuesta: el PSOE no aceptará la humillación e iremos a elecciones, aunque tal vez Sánchez pase a la cuneta y alguien se atreva a una gran coalición, tan necesaria para España, porque una repetición de elecciones podría tener el mismo resultado global: la ingobernabilidad de España.

¿Quién ha perdido las elecciones?

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Análisis político

Anoche nos acostábamos repletos de incertidumbres. Hoy nos hemos levantado con más dudas aún. Una de las mías no es si gobernarán partidos radicales o no; lo harán aunque sea de tapadillo. Mi duda principal es hasta dónde llegarán. Disodado Cabello, en flamante futuro expresidente del Parlamento de Venezuela decía que el chavismo llegaría a España. Pues bien, llevaba razón: ya ha llegado. La moderación socialdemócrata de Iglesias en campaña quedó desdibujada anoche cuando, con 69 diputados, a más de 100 de la mayoría absoluta, ya hablaba de cambiar España. Una España maltrecha, saliente poco a poco de una enorme crisis económica en buena medida causada por el gasto desmedido, que gira hacia el chavismo que se está despidiendo lentamente de Latinoamérica. Un Iglesias que hablaba ayer del final del "turnismo"; es decir, del fin de la alternancia de poder entre el centro izquierda y el centro derecha, tan necesaria para que un país prospere. Si es el final de la alternancia puede que sea porque una vez en la cumbre quiera eliminar eso tan molesto de las elecciones; si no, se me hace difícil cómo evitar el movimiento pendular de unas elecciones. En el fondo, todos perdemos las elecciones cuando no damos un gobierno estable. Da igual el signo, pero que pueda gobernar. Al menos, es mi opinión.

Diplomacia digital, mi nuevo artículo en la revista Opción

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Relaciones internacionales

Acaban de publicar mi artículo "Diplomacia digital, adaptación al mundo digital o nuevo modelo de diplomacia?" en la revista Opción, de la Universidad del Zulia. El resumen del artículo es este: La era digital suscita dudas sobre el impacto de la digitalización en el funcionamiento y estructuras de la diplomacia en todas sus facetas. El debate se centra en el significado del concepto “diplomacia digital”, en si las redes sociales son el eje de este cambio de paradigma y en si los cambios que lógicamente deben producirse tienen o no un calado mayor al simple hecho de usar el mundo digital en las funciones y estructuras diplomáticas. En este documento revisamos las perspectivas que nos ofrece la diplomacia combinada entre el mundo conectado y no conectado de forma que cumpla sus cometidos en el siglo XXI conforme a las necesidades de los diversos actores de las relaciones internacionales.

Puedes descargarlo desde este enlace: "Diplomacia digital, adaptación al mundo digital o nuevo modelo de diplomacia?"

¿Quién ha ganado qué? De Venezuela a Francia

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Análisis político

Amanecíamos esta mañana enterándonos del triunfo de la oposición en Venezuela frente al populismo imperante del iletrado Maduro (en minúsculas, también vale). Un motivo de alegría más en Iberoamérica que ve cómo los populismos retroceden poco a poco: primero Argentina, con un cambio más sustancial, ahora Venezuela que modifica el Legislativo; con un Brasil que encausa a su líder y una Cuba acercándose al sol del dólar. Algo se mueve por esas queridas tierras. Sin embargo, ¿es oro todo lo que reluce? Van a disculpar mi ligero escepticismo pero lo que ha ganado en Venezuela es la oposición; no un partido cohesionado capaz de mover montañas sino una amalgama de partidos que van desde la extrema izquierda hasta la derecha, con ideas muy distintas de lo que es un Estado. Y ni siquiera ha ganado el poder ejecutivo sino el legislativo. En función de los escaños finales, podrán incluso legislar pero, ¿quién tendrá la herramienta para que se ejecute lo legislado? La respuesta es la misma que hasta ahora: Nicolás Maduro, un petulante y maleducado gobernante dispuesto a cualquier cosa. El triunfo de la oposición venezolana es una buena noticia: para ellos porque puede ser el principio del cambio. Para España porque vemos los resultados finales de una política que más que populista es populachera. Pero es eso: sólo el principio. El 7 de enero cada diputado ocupará su escaño y será el momento de ver hacia dónde tira cada partido electo dentro de esa gran coalición contra el chavismo. esperemos que elijan la dirección correcta. Mientras, en Francia ganaban las elecciones regionales los lepenistas del Frente nacional; la llamada extrema derecha que ha visto como, en las últimas décadas, incluso recogía el voto de la extrema izquierda (los extremos se tocan) y ve cómo en Europa avanzan las posiciones antieuropeistas y xenófobas, tal vez como reacción a la laxitud previa, y es que toda política buena se convierte en nefasta cuando se radicaliza. No es buena noticia este ascenso de lo ultra en Europa. Con posiciones radicales no se construye un futuro.

La evolución de las guerras y los conflictos

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Mi mirada, Relaciones internacionales

Os dejo en esta publicación un trabajo sobre la evolución de los conflictos; es breve pero creo que puede ser de interés para los aficionados a estos asuntos. Sobre todo, por la bibliografía.

El estudio es, evidentemente, un resumen. Se apoya en la tesis de que se puede hablar hoy de nuevos conflictos, que han dejado de ser convencionales, y no solo por la evolución de la tecnología sino por otros parámetros mucho más significativos.

Se aceptan críticas.

La evolución de las guerras y los conflictos

%d bloggers like this: