La comunicación en vivo: eventos y visibilidad, clave en las organizaciones

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Comunicación, Comunicación y redes sociales, Eventos y protocolo, Eventos y protocolo

Con un nombre parecido nombre presenté ponencia en el CUICIID 2013 y con ese título publiqué un artículo a principios de año, cuyo resumen escribo aquí:

Existe un creciente deseo de las instituciones de comunicar a través de los eventos como forma de acceder a las audiencias de forma directa, en un modelo que engloba técnicas de comunicación, marketing y organización de eventos. Unir estas técnicas es un sistema muy adecuado de ejercer la comunicación en vivo. En este trabajo recogemos un análisis sobre el uso de la tecnología actual como herramienta de esa comunicación en vivo y que se utiliza en todas las fases de un evento: la preparación, el evento en sí y el posevento.

Se puede leer en:

La comunicación en vivo, por Alfredo Rodríguez

Espero que os resulte de interés.

Los referéndums los carga el diablo

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Relaciones internacionales

Un referendo no es una cuestión de un día; ni siquiera de lo que dure la campaña en un favor o en otro. Cuando se abre la espita de la consulta popular, queda abierta para siempre el fruto de la semilla.

A Escocia, un país que se unió a otros tres de forma voluntaria en el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, se le ha preguntado recientemente, a iniciativa de su primer ministro, si quería seguir formando parte de esta unión (que, recordemos, hace la fuerza), o prefería separarse de la unión y partir con otro rumbo no muy bien fijado, por cierto.

La consulta tenía su miga, por cierto, porque se hacía sin tener soluciones concretas a problemas concretos: moneda (querían seguir usando la libra esterlina: es decir, me separo para lo bueno pero me quedo en lo que me conviene), reingreso en la UE cuando se cumpliera el procedimiento de nuevo ingreso (prometían seguir en la UE sin decir la verdad: UE de entrada sí, pero cuando toque y lo voten los estados miembros), reparto de deuda, y así un largo etcétera de cuestiones sin resolver y que, al no tener respuesta, vician el referendo.

Al poco de notarse que era imposible que ganara el sí, Salmond salió a los medios a reconocer que había triunfado el no, a lo que añadió la frase clave: "por ahora". Luego se lo debió pensar dos veces y se le ocurrió decir algo parecido a que no descartaba la declaración unilateral de independencia. Es decir, algo como "si sabré yo lo que le conviene al pueblo" (todo para el pueblo pero sin el pueblo).

Y es que, al final, estas consultas dividen, levantan paredes antes impensables en la sociedad, incluso entre miembros de familias antes unidas, para acabar convirtiéndose en irreconciliables, en odios a muerte.

En este caso, en Escocia el odio se empieza a sembrar ahora; en otros, la estrategia comenzó al revés: primero se sembró una historia (que no Historia) entre los jóvenes de modo que, al crecer, la semilla germinase más y más, para dar sus frutos en forma de aversión y tras unas pocas décadas, zas, el referendo.

En Escocia el separatismo fue sobrevenido y alentado sin querer por un gobernante que ha errado -aun ganando la consulta- en su cálculo político y en su tiro estratégico, tal vez porque no pensó que los referéndums los carga el diablo.

Ahora, en este bello país de estrechas carreteras y buenos campos de golf, y de un Edimburgo cultural maravilloso, se empezará a fomentar el disenso permanente, la división con separadores artificiales y el "The UK is stealing us".

¿Cuáles serán los resultados?

Mi nueva función en la UCJC

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Comentarios

Este año o, mejor dicho, este curso académico, me he incorporado a la Universidad Camilo José Cela en lo que se llama “permanencia”, en labores de coordinación del Grado de Protocolo y Organización de Eventos que dirige Carlos Fuente.

Con ello cumplo un deseo: dedicarme prácticamente al completo a la docencia en todas sus facetas: enseñanza, gestión académica e investigación.

Puedo afirmar con la mayor sinceridad que estoy encantado y que inicio una nueva etapa de mi vida feliz y muy, muy contento, en una vocación que se reveló tardía pero que me da muchas satisfacciones y algún quebradero de cabeza que acepto con gusto: la enseñanza universitaria.

Ahora, toca trabajar para no quebrar la confianza de quienes la han depositado en mí, a quienes se lo agradezco mucho.


Un comentario sobre la formación a distancia

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Consideraciones personales

Dentro de un programa de formación que para dar clases en un máster a distancia estoy realizando con una entidad que se llama UVirtual, en la sesión de esta semana teníamos que comentar un texto sobre el e-learning, con perdón de la expresión.

Comparto con quien quiera leerlo mi comentario al texto:

Debo decir, en primer lugar, que no me gusta la expresión e-learning. Sé que no traducir del inglés es muy cómodo pero le hacemos un flaco favor al español que es nuestro idioma. Creo que "formación a distancia" es una expresión más nuestra y más fácil de entender.

Pero que el léxico no empañe la médula de la cuestión. Me parece muy interesante lo que proponen los autores en lo que de puesta en valor tiene en relación con la formación a distancia que tiene, sin duda, dos aspectos: enseñanza y aprendizaje. Desde luego, para que se produzca un aprendizaje a distancia debe haber una enseñanza a distancia (aunque no sea imprescindible porque uno puede ser autodidacta, pero es menos recomendable). Por tanto, los esfuerzos educativos se deben centrar en el alumno pero —como lo está haciendo esta Universidad—también en el profesor. Es imprescindible atraer a los dos polos de la comunicación formativa y es de igual forma imprescindible motivar a ambos.

Generalmente, la enseñanza a distancia (es decir, el lado del docente) se ve poco recompensada por parte de las entidades educativas, y no me estoy refiriendo al aspecto económico; aparente inexistencia de clases tiende a desvirtuar la categoría profesional de quienes damos esas "no clases". Por su parte, el aprendizaje a distancia (el lado del alumno) también se ve de igual modo y por el mismo motivo desprestigiado. Un título "en línea" tiene, como marca, menos valor que uno presencial.

Por tanto, es necesario, como uno de los pilares de esta modalidad de formación, prestigiar ambos lados del segmento educativo.

Mi experiencia esta en ambos lados. Como  alumno y como profesor.

Como alumno, aunque mi formación base es presencial (hice la carrera militar y, a la vez, la de CC Físicas —esta por obligación—), y estudié Historia por una universidad a distancia poco después de acabar las otras dos, allá por 1984. Tenían un método muy directo: estudiabas todo el temario y te examinabas de él. He vuelto casi 20 años después a hacer un máster y seguían por el mismo método: seis o siete libros de lectura obligatoria y veinte de recomendada, un trabajo, un examen y semanas entre una pregunta por correo electrónico y la respuesta del profesor.

Ahora, como docente, me desvivo porque eso no le pase a mis alumnos. Pero creo que en ocasiones las técnicas de formación a distancia están atascadas.

Mi duda con respecto a la propuesta de los autores, y con respecto a la formación a distancia es. ¿sólo este tipo de formación o es un complemento fabulosos de la presencial?. Es decir, ¿es completa una formación si solo es a distancia? Supongo y espero que la respuesta sea sí pero, en ese caso, debe tener una calidad extraordinaria y un nivel de exigencia elevado.

Estoy de acuerdo con los autores del artículo en la necesidad de "aprender a aprender", pero también es imprescindible "aprender a formar".

Por otro lado, me preocupa la web como base de una sólida formación. Esa web está plagada de "intoxicación"; de intoxicación informativa, y la posible falta de veracidad o el sesgo de los documentos en Internet son un grave problema que nos exige, como forzadores, enseñar a distinguir. ¿Estamos preparados para ello? ¿Tenemos tiempo de hacerlo? Hoy, la Red no es una fuente de información, es un repositorio de palabras que, a veces, dicen cosas sensatas e incluso la verdad o lo más cercano a ella, pero eso se cumple en contadas ocasiones, como ayer tuve la oportunidad de demostrar a mis alumnos de RR Internacionales en clase.

Por tanto, esa necesidad de "aprender a aprender" pasa por algo evidente: enseñar a validar las fuentes.

 

“Escocia dice no… por ahora”

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Relaciones internacionales

Escocia sigue... ¿hasta cuándo?

"Escocia dice no… por ahora”. Con esas palabras ha admitido Salmond la derrota del “Sí” a la indepemdencia de Escocia y, por añadidura, la suya propia.

Estas son las cosas de los nacionalismos, que siguen mientras las pilas duren; y duran como si fueran Duracel. Salmond no ha tenido sufifciente con una respuesta negativa y buscará —él mismo lo sugiere con su frase— que sea positiva en algún momento de la Historia. Y zas, en ese mismo instane, ya no habrá más vuelta atrás (el que fue a Sevilla perdió su silla).

Me recuerda a insistencia a la de los niños, que piden y piden sin importar la negativa inicial, hasta que poraburrimiento les damos un “sí” que es más bien un “déjame en paz, pesado”.

Ahora, el primer paso del indeoendentismo escocés bien podría ser obtener competencias en educación, ni no las tienen, y trazar un escrupuloso plan educativo basado en un lema tipo “The UK is stealing us”, de modo que los niños crezcan en la certeza de lo malos que es el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte —o Inglaterra, que también vale— y en la absoluta convicción de que, en realidad, nunca quisieron formar parte de esa unión desde hace 300 años.

De ese modo, en treinta años el cultivo que se cueza ahora puede dar fruto: el odio al RU o a Inglaterra.

Personalmente, como creo que la unión hace la fuerza, espero por el bien del Reino Unido que esta predicción absolutamente personal no se cumpla. Sin embargo discrep del gran estadista —note aquí el lector mi ironía— llamado David Cameron cuando dice: “El debate está cerrado”. Si él piena así, que mire a la España de 1978.

 

Un reino menos unido

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Diplomacia pública y RRII, Mi mirada, Relaciones internacionales

El Reino Unido de la Gran Bretaña ya no estará nunca tan unido como hoy. Tras más de 300 años de historia juntos, por voluntad propia, hoy deciden si siguen o no una andadura juntos. Parece que no han hecho caso de esa famosa frase de “divide y vencerás”.

Hoy, sea cual sea el resultado del referendum, las cosas ya no volverán a su ser porque las heridas siempre dejan huella. Si vence el sí, Escocia —un país precioso, por cierto— se separará de esa unión y dejará de compartir su futuro con Inglaterra, Irlanda del Norte y País de Gales. A parti de mañana, tendrían que decidir cómo se devuelven las cartas de amor, los regalos y la Historia en común, y quién se hará cargo de qué deudas.

Curiosamente, los escoceses independentistas quieren una separación sui generis, es decir, a medida de las necesidades. Separación sí, pero seguir con la libra, y continuar aprovechando el tirón esencialmente inglés. Y Cameron, Dios le perdone, dice que la separación será irreversible.

Si los escoceses, en un acto que en mi humilde opinión sería de cordura, votan no, la división seguirá y resurgirá más tarde o más temprano.

Esta Europa que nuestros antepasados quisieron unir, parece que convive mejor en grupitos por causa de esos “hechos diferenciales” que, por cierto, sirven para todo. ¿Quién no tiene echos diferenciales que blandir ante los demás?

A veces pienso que si los políticos se dedicaran a pensar en el bien común, otro gallo nos cantaría.

En fi, si me lo permitís, que hoy Dios reparta suerte, porque como reparta justicia, vamos apañados.

Me gusta el Ejército que planea Podemos #ironía

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Mi mirada

La formación política, futuro partido (o casta como dicen ellos) planea un nuevo modelo de Ejército, de Fuerzas Armadas. Veamos por partes.

Lo primero es que van a implantar la igualdad entre todos sus miembros; eso supongo que quiere decir que ya no va a haber subordinados y superiores jerárquicos, por lo que cualquiera podrá dar órdenes. Fantástico; ya me veo una compañía de capitanes al mando de un soldado. Puesto que se van a suprimir las funciones de superioridad/subordinación, no dejan claro quiénes van a llevar el mando de las unidades: si los que han estudiado una carrera para ello o los que se han formado como soldados.

Otra de las cuestiones que me llaman la atención es que someterán las misiones a referendum. Ya me veo a algún sucesor de Gila planteándolo. Qué gustazo poder decidir si van o no a la guerra, o a salvar vidas a una misión humanitaria. O a trabajar en misiones de las asignadas a la Unidad Militar de Emergencia. Supongo que habrá que establecer unos días de campaña, unas urnas y unos equipos que defiendan las diversas posturas.

Suprimirán las escuelas de suboficiales y, con ello, la formación de los mandos directamente relacionados con los soldados. Lo que no dicen es cómo accederán a ese puesto los futuros suboficiales.

De los oficiales tampoco dicen nada. ¿Suprimirán la carrera militar? Total, Si no van a  cumplir sus funciones, ¿para qué nos vamos a gastar el dinero en ello?

Supongo que una cosa es predicar y otra echar trigo pero, hasta que se den cuenta de ello, y de que ni siquiera en los países en los que ellos asesoran se cumplen estas premisas, pasará un tiempo.

Entre tanto, ya me veo al sucesor de Gila (qué gran cómico) llamando al enemigo… Qué glorioso puede llegar a ser.

 

Enviado mi libro a imprenta

Written by Alfredo Rodríguez. Posted in Comunicación política, Eventos y protocolo

Acabo de dar a la tecla "Enviar" de mi correo electrónico con el capítulo 9 y último del libro sobre relaciones internacionales y eventos. Un trabajo de los últimos meses, ya en manos de Ediciones Protocolo, cuyo responsable, Juan Luis Fuente, ha sabido soportar un cierto retraso.

El momento de enviar el "manuscrito" está lleno de una triple sensación: alegría, alivio y dudas. Son los "qué bien", "por fin" e "y sí...". Y en esta última, cabe de todo: "y sí hubiera incluido...", "y si hubiera cambiado...", "y si no gusta...". Pero ahí está, sin solución y esperando verlo impreso. El veredicto lo dará el público.

%d bloggers like this: